​​​​Javier Córdoba un artista taranconero dedicado a la pintura en cuerpo y alma.

21/02/2016

 

   Hemos querido conocer un poco más la trayectoria de Javier Córdoba un taranconero que a sus casi 33 primaveras ha querido dar un vuelco a su futuro laboral y dedicarse por completo a la pintura, nos recibe en su estudio el lugar donde da forma a sus creaciones, lo primero que nos llama la atención son tres obras que reflejan el Tarancón de hace 50 años, rincones, calles que recordamos nos cuenta que es un encargo que está realizando y que la técnica utilizada es pintura acrílica.

Javier Córdoba comienza a pintar con 9 años de edad según nos cuenta “a esa edad estuve dando clases con Mª José Sequí, en la antigua OJE, durante 4 años”, hubo un paréntesis en el tema de la pintura, aunque él seguía pintando por su cuenta pequeñas cosas, pancartas con la peña, caricaturas de sus amigos, nada en plan pictórico, pero hace unos 5 años pensó retomar la pintura tomó también unas cuantas clases y fue cuando comenzó a tomárselo más en serio.
En esa época el vivía y trabajaba en Madrid como informático, hace unos 8 meses decidió dedicarse por completo a la pintura, es consciente de la dificultad “pero al menos quiero intentarlo”.
En cuanto a las técnicas que utiliza habitualmente relata que siempre óleo o acrílico, ya que ha probado otras técnicas como acuarela, carboncillo… aunque con las que más cómodo se siente es con acrílico o el óleo.
Javier Córdoba considera que un buen artista nace y se hace también, una combinación de ambas “nacer tienes que tener ciertas cualidades que son difíciles de aprender, pero si naces con esa habilidad va a ser más sencillo”, aunque también ayuda aprendiendo una serie de técnicas ya que un cuadro realista es más fácil de conseguir, “si tú te apuntas a clases, a base de academia, puedes llegar a conseguir un cuadro realista, si tu por ejemplo ves un vaso, pintas el vaso, pero quizás lo más complicado es darle tu toque personal, algo que llegue a la gente, algo que llame la atención, que sea de alguna manera propio tuyo, sobre todo que guste”.
Los motivos que más le gusta pintar en sus obras están relacionados con Tarancón, recuerda el pasado septiembre cuando compartió exposición con José Ramón Luna otro artista consagrado de la localidad, “quiso contar conmigo para compartir la exposición, yo se lo agradezco enormemente, decidimos desde el primer momento dedicar la pintura a Tarancón, algo relacionado con Tarancón, porque es el lugar donde hemos vivido siempre donde nos hemos rodeado”. Pero también le gusta mucho viajar y le motivan mucho los sitios donde va, por ejemplo pintar los paisajes o la gente “por ejemplo hace poco pinté un hindú y era algo que tenía pendiente de pintar porque en su día me llamó la atención”. Hace poco viajó a San Sebastián y pintó la playa de la Concha.
Actualmente está con una serie de imágenes que reflejan lugares, calles, rincones de Tarancón de hace 50 años, y aunque ha sido un encargo concreto, reconoce que le gusta pintar el pasado, ya que “no nos tenemos que olvidar nunca de lo antiguo, porque de ahí venimos y es siempre algo motivador, aparte de que sea un encargo es algo que me motiva para pintar”.
Comentamos también la ruta de los cuadros que ha realizado recientemente con Diego Checa, además de la exposición que hizo con José Ramón Luna, las valora ambas muy positivamente ya que con la de José Ramón cuenta que fue un punto de inflexión, “para decidirme realmente dedicarme a la pintura, y encantado ya que trabajar con José Ramón es fácil, y además el poder hacerlo es un lujo porque es un artista consagrado aquí en Tarancón, es muy buen pintor, es un mejor fotógrafo todavía” , en cuanto a la exposición por los escaparates con Diego Checa asegura “también muy buena experiencia, al principio no teníamos muy clara la idea, y surgió de buenas a primeras, tengo muy buena relación con él, causó muy buena sensación en los establecimientos, al principio pensábamos hacerlo en cuatro ó cinco escaparates y al final decidimos en toda la Avda. Miguel de Cervantes, y porque nos quedamos sin cuadros sino la hubiésemos alargado más”.
Al respecto añade que se ha creado la Asociación Emaki con la idea de que se unan más artistas, todo aquel que quiera colaborar en cualquier faceta, tanto pintores, como escultores, y que propongan ideas “a nosotros se nos ocurrió esa, esperamos el año que viene llevarla a cabo y si se pueden unir más pintores, llenamos todo Tarancón con obras de arte”.
Además de la pintura también está llevando a cabo escultura, ha querido retomar también esta disciplina, que ya inició de niño con Mª José Sequí, pero indica que se le daba fatal, le gusta tocar cosas nuevas.
Diariamente dedica muchísimas horas a la pintura, ya que trabaja de lunes a domingo “ya que no solo es pintar una serie de cuadros, sino investigar en Internet, que técnicas se usan, qué novedades hay etc.” Afortunadamente tiene más encargos de retratos y continuará con ellos cuando finalice esta serie, más adelante a más largo plazo, se quiere dedicar a presentar obras a concursos de pintura. Nos cuenta también que junto a Diego Checa, van recorriendo distintas poblaciones y pintar al aire libre, hay otro proyecto de exponer en el Parador de Cuenca y llevar la Ruta de los cuadros a otras poblaciones y también a la capital conquense.
Termina nuestra charla con Javier Córdoba, ha sido un verdadero placer conocerle un poco más descubrir su trayectoria, desde estas líneas le deseamos muchos éxitos en esta nueva etapa que comienza como pintor profesional. Animamos desde estas líneas a seguirle en las redes sociales Instagram y facebook o en su página web:www.javiercordobaart.com

 

 

Please reload

Javier Córdoba Art

  • Facebook Clean
  • Instagram Social Icon